Alonso Trenado

Así se crean los efectos sonoros del cine


Alonso Trenado

Alonso Trenado

Reportero de El Futuro es Apasionante

Jack Foley calculó que a lo largo de su carrera profesional había caminado más de 8.000 kilómetros. Lo extraño de su caso es que lo hizo sin moverse del sitio: simplemente simulaba andar para que se grabara el sonido de sus pasos. Y, cuidado, que lo hacía con método; porque no todas las zancadas suenan igual. Según sus propias palabras: “Los pasos de Rock Hudson son sólidos, los de Tony Curtis, enérgicos. Audie Murphy es elástico, mientras que los pasos de James Cagney parecen entrecortados. Los de Marlon Brandon son suaves y los de John Saxon, nerviosos”. Foley (que empezó a trabajar en la industria antes del nacimiento del cine sonoro) no solo recreó cómo andaban las grandes estrellas para que el sonido resultara más realista en las películas, también se las apañó para que parecieran verosímiles otros sonidos como gritos, viento, cadenas, caballos y cualquier cosa que fuera necesaria en una película. De hecho, sus aportes en el campo del llamado sonido de sala fueron tantos y tan importantes que a los profesionales que se dedican a esta parte esencial de la posproducción de una película se les conoce como artistas Foley.

En nuestro país, uno de los artistas Foley más destacados es Alex F. Capilla, que ha trabajado en películas de directores tan importantes como Pedro Almodóvar o Alejandro González Iñárritu entre otros. Una visita a su lugar de creación -una curiosa mezcla de almacén de quincalla y moderno estudio de sonido- es una experiencia inolvidable. Y verle trabajar todo un espectáculo que muestra en directo toda la magia del cine. Alonso Trenado estuvo en este lugar mágico para mostrarnos cómo es posible convertir un puñado hierros, unas verduras o unos trozos de tela en los mejores efectos sonoros para películas y series.

Entrevista y edición:  Alonso Trenado | Noelia Núñez | Douglas Belisario
Texto: José L. Álvarez Cedena


Cine Creatividad