Mitchell Baker

Cómo el código abierto impulsó Internet como bien universal: Mitchell Baker, presidenta de Fundación Mozilla


Mitchell Baker tiene la determinación -y también la actitud- de una heroína libertadora. Uno puede imaginársela interpretando el papel protagonista del cuadro de Eugene Delacroix “La libertad guiando al pueblo”, con un portátil en una mano y su peculiar melena roja al viento dirigiendo el avance de un grupo de programadores web. Esa actitud y sus fuertes convicciones en que la Red debe ser un lugar abierto y libre, alejado de monopolios y controles férreos, la colocaron como una de las primeras personas en ser incluidas en el Internet Hall of Fame junto a personajes tan relevantes como Vinton Cerf o Tim Berners-Lee. Antes de eso la prestigiosa revista Time ya había situado su nombre en el 2005 en su lista de los 100 pensadores y científicos más relevantes de mundo.

Curiosamente, Baker no proviene del mundo de la ingeniería informática. Su formación está muy alejada -solo aparentemente- del HTML y el código fuente. Licenciada en Derecho, esta californiana comenzó a trabajar en Internet en 1994 cuando se incorporó al departamento legal de Netscape Communications. Pocos años después, cuando la empresa decidió liberar el código fuente de su navegador ante la irrupción del Explorer de Microsoft y su rápida expansión, Baker fue la responsable de redactar la licencia del Mozilla Public License, un hito en la historia del software de código abierto, gracias a la cual nacería el popular navegador Firefox.

Más de 20 años después de aquello, Mitchell Baker sigue a la cabeza de la Mozilla Fundation abanderando la pelea por una Internet libre. Así lo expresaba en una entrevista con la revista Wired, donde aseguraba que “la cuestión de si tenemos verdadero control sobre nuestra vida en Internet está todavía vigente (…) No quiero vivir en el mundo del Gran Hermano, incluso aunque obtenga algún beneficio de ello (…) La web debería ser algo más que una organización comercial, debería ser algo más que Silicon Valley; la web puede ser algo global, en el que todos tengamos nuestro sitio”. Un debate apasionante en el que muchas fuerzas se enfrentan, a menudo sin que los usuarios interesados sean conscientes de ello. Menos mal que hay gente como Mitchell Baker para agarrar la bandera y seguir guiándonos.

Texto: José L. Álvarez Cedena

TRANSCRIPCIÓN


Código abierto Internet Tecnología