Karsten Becker

Conexión 4G en la Luna para el primer vuelo privado


Karsten Becker

Karsten Becker

Vicedirector de tecnología de PTScientists

Jack Swigert fue uno de los astronautas que intentaron alcanzar la Luna a bordo del Apolo 13. Una misión que pudo acabar en tragedia, pero que sin embargo dio lugar a una de las frases más famosas de la historia aeroespacial, la pronunciada precisamente por Swigert cuando, tras comprobar que su cuadro de mandos se había convertido en una feria de luces, dijo: “Bien Houston, hemos tenido un problema aquí”. Afortunadamente para la vida de los tres tripulantes, su ingenio y la pericia de quienes desde la Tierra guiaron la nave, les permitió superar el accidente y regresar convertidos en figuras de la cultura pop retratados incluso en películas. Aquel mensaje (después modificado por el más lacónico y heroico: “Houston tenemos un problema”) fue transmitido a través de la radio del Apolo 13, pero si los planes de Vodafone y Nokia tienen éxito, dentro de poco los astronautas podrán decir qué tal se encuentran a través de Twitter (y arriesgarse a ofender a alguien, claro) a través de su propia conexión 4G. Y es que, por extraño que pueda parecernos, ambas compañías están dispuestas a ofrecer conectividad extraterrestre a PTScientists, en la que quiere ser la primera misión financiada con fondos privados que alcanza la Luna.

El objetivo del proyecto Mission to the Moon es colocar dos rover fabricados por Audi en la superficie lunar cerca de donde aterrizó el Apolo 17, la última misión tripulada del ser humano a nuestro satélite. Precisamente el vehículo que utilizaron los astronautas que allá estuvieron hace ahora 46 años, el Lunar Roving, es un elemento fundamental de estrudio, puesto que se quiere comprobar cuál ha sido el efecto del paso del tiempo en los materiales con lo que fue fabricado. Un información que será esencial, aseguran los científicos, para saber cómo reaccionarán las futuras construcciones que establezcamos allí.

El módulo ALINA, de PTScientists, partirá el próximo año hacia la Luna a bordo de uno de los cohetes Falcon 9 de SpaceX. A su llegada desplegará los dos rovers, alimentados por energía solar, equipados con cámaras de alta resolución y construidos con impresoras 3D de aluminio. Ambos vehículos estarán conectados con el módulo a través de una red 4G capaz de soportar vídeo HD. Estas imágenes serán así mismo retransmitidas en directo a la Tierra. La prueba que Vodafone pone en marcha es muy importante, porque se convertirá en la base sobre la que evolucionar posteriormente el despliegue de una red de cobertura móvil en la Luna. El objetivo final, como asegura optimista Laura Schuetze, directora del proyecto, es que en nuestro satélite podamos disfrutar de las mismas cosas que en la Tierra: “Ojalá todos puedan hacerse selfies, ver sus programas favoritos de televisión por streaming o hacer un Facetime de un planeta a otro”.

Edición:  Noelia Núñez | David Giraldo
Texto: José L. Álvarez Cedena


Astronomía Conectividad Tecnología