José Ruiz

El centro de alto rendimiento para gamers


José Ruiz

José Ruiz

Director de E-squad

Para los abuelos fue Concha Velasco, que quería ser “artista, ser protagonista. Ser famosa, ser la más hermosa. Firmar talonarios y en el escenario pisar a diario alfombras de rosas”. Después vino Loquillo que le reconocía a su nena que era “un poco payaso” pero estaba convencido de que se convertiría en “una rock and roll star” de trágico destino. Hoy las estrellas del cine y de la música parecen haber perdido pujanza entre los más jóvenes frente a youtubers o jugadores profesionales de videojuegos. Aunque lo que no cambia, claro, es el gesto horrorizado del padre o la madre cuando su retoño, se le acerca con la cantinela de “mamá, quiero ser gamer”.

“Los padres en el mundo de los e-sports son los incomprendidos -dice Albert Díaz, psicólogo y cofundador de Pixel-Mind, un gabinete de psicología especializado en e-sports-. Son los que no tienen información. No saben realmente qué es lo que se puede sacar del tema de los videojuegos”. Esta falta de información a la que se refiere Díaz tendrá que ser resuelta a marchas forzadas, puesto que según una encuesta realizada por Adecco el año pasado entre niñas y niños españoles, profesiones como la de youtuber, probador de videojuegos, o community manager comienzan a abrirse paso entre las preferidas de los más pequeños. Bien es cierto que entre los varones la mayoría sigue queriendo ser futbolista y, aunque muy pocos conseguirán emular a sus ídolos y ganarse la vida con ello, es fácil saber cuáles son los pasos para intentar convertirse en un profesional del fútbol. Algo que, hasta ahora, no ocurría con los deportes electrónicos.

E-squad es la primera escuela dedicada a formar gamers, analistas o casters (comentaristas) profesionales. El objetivo de su programa académico es que los jóvenes aficionados a los videojuegos puedan desarrollar las competencias necesarias para competir a nivel profesional. Para ello cuentan con unas instalaciones espectaculares en Madrid donde, además de distintas aulas con equipos de última generación, han instalado también su propio estadio para que los estudiantes puedan enfrentarse a situaciones reales de competición. José Ruiz, director de E-squad, cree que la aportación del centro es que gracias a ellos los nuevos gamers españoles ya no tienen porqué dar “un salto tan radical desde su dormitorio a un estadio”. Y es que aunque la profesionalización de los deportes electrónicos sea relativamente reciente, el volumen de negocio que genera es cada vez mayor y su seguimiento como espectáculo de masas triunfa entre los jóvenes de medio mundo. Este éxito contrasta con la poca formación profesional con la que se cuenta en nuestro país frente a otros lugares como Estados Unidos, por ejemplo, donde incluso alguna universidad ha incluido una licenciatura en esports.

En E-squad se aborda la formación de los futuros gamers desde distintas perspectivas, incluyendo estrategias de juego, táctica, preparación psicológica, análisis de partidas, trabajo en equipo o comunicación y marketing. Su sistema pretende no solo crear profesionales, sino incidir en una formación más integral de los alumnos. Tanto es así que José Ruiz asegura que algunos psicólogos ya han derivado chicos a sus aulas para que sus cursos sirvan como complemento terapéutico en temas “como déficit de atención, hiperactividad, altas capacidades o problemas de socialización”. Uno de los padres de los alumnos corrobora los efectos beneficiosos para los chicos que se respiran en las aulas: “se ven los cambios en las personas a nivel psicológico o de comportamiento” asegura. Porque no solo jugando a League of Legends, Tekken o FIFA se construye un futuro.

Edición: Maruxa Ruiz del Árbol | Cristina del Moral
Texto: José L. Álvarez Cedena


eSports Gaming Tecnología Videojuegos