Lawrence Roberts

¿Está internet preparado para los avances tecnológicos actuales?


En la biografía que el Internet Hall of Fame dedica a Lawrence Roberts afirman que él se refiere a sí mismo como “el fundador de Internet”. Así en frío puede sonar un poco presuntuoso, pero lo cierto es que el título -si bien que compartido con otros pioneros- no se le puede discutir. En la “fundación de Internet” suponemos que no hubo placas ocultas con una cortinilla, ni cintas para cortar, ni se lanzó una botella de champán contra el monitor de un ordenador. Políticos sí hubo (y hasta militares), pero entraron en juego poco después.

Antes de ganarse un lugar en la posteridad y de la aparición estelar de los responsables del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, Roberts fue un niño inquieto. Capaz de construir una bobina de Tesla, ensamblar un televisor e incluso diseñar una red telefónica casera. En 1963 se doctoró en ingeniería eléctrica en el MIT y comenzó a trabajar en el laboratorio Lincoln. Allí fue donde desarrolló un sistema que permitía conectar dos ordenadores a distancia, uno situado en el MIT (Boston) y otro en Santa Mónica, en la Universidad de California. El principal aporte de Roberts en lo que después sería Internet fue la técnica que permitía enviar la información en paquetes que se juntaban en el equipo receptor. Sus investigaciones llamaron la atención de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada quienes le propusieron diseñar ARPAnet, una red de ordenadores que conectaría los principales centros de investigación del país. La ironía es que Roberts se negó, hasta que el director de ARPA dejó deslizar sutilmente que ellos eran quienes financiaban en su mayor parte el laboratorio donde entonces trabajaba. Los políticos (y los militares) pueden ser muy persuasivos.

Entre 1966 y 1973 Lawrence Roberts dirigió los trabajos e investigaciones de ARPAnet, antecedente directo de la Red que hoy conocemos. En 2002 recibió, junto a Vinton Cerf, Robert Khan y Tim Berners-Lee el premio Príncipe de Asturias “por su contribución pionera al desarrollo de Internet y de la World Wide Web”. Así que muy bien puede autoimponerse el título de “fundador” de la cosa o, como también afirma, decir que “trabaja en Internet… desde el principio”.

Texto: J. L. Álvarez Cedena

TRANSCRIPCIÓN


Internet Tecnología