Silvia González

FIRST Lego League: ingenio infantil ante los grandes desafíos del planeta


Silvia González

Silvia González

Coordinadora socios FIRST Lego League España

Dean Kamen ha hecho dos cosas en su vida que le garantizan el reconocimiento en el ámbito de la tecnología, la ingeniería y la ciencia. La primera de ellas fue patentar un medio de transporte que algunos, como Steve Jobs, aseguraron iba a cambiar para siempre la forma en que nos movemos en las ciudades. Aquel invento se llamó Segway y no resultó tan extraordinario como pronosticaron los entusiastas tecnólogos de Silicon Valley. Pero la segunda de las cosas que ha hecho Kamen tal vez sí consiga revolucionar todo… En 1989 fundó junto a Woodie Flowers una asociación juvenil internacional llamada FIRST (For Inspiration and Recognition of Science and Technology), que ha inspirado en el terreno de la ciencia y la tecnología a casi medio millón de estudiantes y se ocupa de organizar las competiciones más importantes de robótica para jóvenes del mundo. “FIRST, asegura Kamen en la página web de la organización, es más que robots. Los robots son un vehículo para que los estudiantes aprendan importantes habilidades en su vida. Los niños llegan sin saber qué esperar ni del programa ni de ellos mismos. Se van, incluso después de la primera temporada, con una visión, con confianza, y con el sentido de que pueden crear su propio futuro”. Así que Kamen no cambió el mundo con su aparato de dos ruedas que tanto gusta a los turistas para pasear por las ciudades, pero tal vez alguno de los niños que participa de las actividades de FIRST consiga hacerlo en un futuro no muy lejano.

Entre las competiciones robóticas que organiza FIRST, una de las más populares es la First Lego League (FLL), un desafío internacional en el que chicas y chicos entre 9 y 16 años compiten para solucionar problemas del mundo real diseñando, construyendo y utilizando los kits de robots Lego Mind Storm. La FLL nació en 1999 con 975 equipos participantes y, desde entonces, ha continuado creciendo (en la actual competición hay más de 28.000 equipos de todo el mundo inscritos). Su principal característica es que incentiva la búsqueda de soluciones innovadoras a través de la competición cooperativa y el trabajo en equipo; es decir, no se trata únicamente de ganar, sino de aprender tanto de los compañeros como del resto de participantes. En la actual campaña de la FLL, llamada Animal Allies, los niños tienen que presentar un proyecto científico en el que se resuelva algún conflicto surgido en la interactuación entre animales y humanos. Y, posteriormente, construir un robot que pueda competir en distintas pruebas relacionadas con el desafío (alimentación animal, apicultura, conservacionismo, etcétera). En campañas anteriores la FLL se ha ocupado de tratamiento de residuos, mejora de la vida de los ancianos, emergencias ante desastres naturales, movilidad urbana, la conquista de Marte, y así hasta un total de 18 ediciones.

España es actualmente el país de Europa que más equipos aporta a la competición. Esta temporada la gran final que da acceso a las pruebas internacionales se va a celebrar el 18 de marzo en Logroño. Quién sabe si entre las niñas y niños que participen en esta reunión estarán algunos de los que van a solucionar los grandes retos a los que nos enfrentaremos en los próximos años.

TRANSCRIPCIÓN

Edición: JC Rodríguez Mata | David Castañón
Texto: José L. Álvarez Cedena


Ciencia Educación Robots Tecnología