Alonso Trenado

Los pinceles virtuales que te permiten copiar a los grandes maestros


Alonso Trenado

Alonso Trenado

Reportero de El Futuro es Apasionante

Edgar Degas fue uno de los pintores más importantes de la segunda mitad del siglo XIX. Citado habitualmente entre los impresionistas -con los que nunca se identificó del todo y a los que llegó incluso a aborrecer- su maestría reflejando el movimiento y el color, así como su virtuosismo en numerosas técnicas, han llevado algunas de sus obras a los museos más importantes del mundo. A Degas le interesaba reflejar la cotidianeidad de la vida urbana y especialmente el mundo del espectáculo con sus famosas pinturas de bailarinas. Aficionado a la fotografía, su estilo se vio muy influenciado por ella, con sus encuadres casuales y la fugacidad que transmitía en sus obras. La modernidad de sus pinturas contrastaba, sin embargo, con sus tendencias conservadoras en lo social y su apego a la moral tradicional. Tanto que rechazaba las nuevas tecnologías en un tiempo muy cambiante y cuentan que se negaba incluso a utilizar el teléfono. Esta característica es la que hace todavía más curiosa la experiencia que propone Alonso Trenado con la colaboración del Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid: asistir a la creación de una versión digital de la obra Bailarina basculando (Bailarina verde) de Degas con los Tilt Brush, los pinceles virtuales de Google. Para ello ha contado, además, con la colaboración de la artista Vanessa Iacono, verdadera artífice de la obra.

La tecnología de las Tilt Brush de Google permite realizar obras en tres dimensiones sirviéndose de una aplicación y un dispositivo de realidad virtual. La aplicación traduce los movimientos del pintor convirtiéndolos en trazos a los que se les puede otorgar profundidad, fuerza o inclinación, exactamente igual a como se haría en un lienzo… con la única diferencia de que aquí el lienzo es el espacio real. Tilt Brush pone a disposición de los usuarios librerías abiertas en las que se pueden descargar pinceles, colores y texturas, así como sonidos y movimientos que también pueden incorporarse a la obra. Se abre así un nuevo campo de experimentación artística, donde se hibridan la pintura, la escultura y lo digital para crear obras completamente nuevas.

Edición:  Alonso Trenado | Cris López
Texto: José L. Álvarez Cedena


Arte Creatividad Realidad Virtual Tecnología