Donovan Romero

Los Romero Brathwaite: una saga de creadores de videojuegos míticos #FamiliasConectadas


Donovan Romero

Donovan Romero

Creador de Gunman Taco Truck

Cerca de 100 videojuegos llevan, de una forma u otra, la firma de John Romero. Y varios de estos títulos han sido éxitos rotundos que han superado la cifra mágica de más de 100.000 copias vendidas. El estadounidense es una leyenda en la industria, gracias sobre todo a haber sido el creador de Doom, una saga histórica, pionera en el género FPS (First Person Shooter) del que son herederos juegos que hoy arrasan como el archiconocido Fortnite o el Apex Legends. Desde que, con 17 años, Romero publicara su primer título en una revista, toda su vida ha girado en torno a los videojuegos. Tanto es así que terminó casándose con Brenda Brathwaite, diseñadora, desarrolladora y distribuidora de videojuegos, nombrada por la revista Next Generation como una de las mujeres más influyentes de mundo en la industria del entretenimiento digital. “En nuestra familia, dice Brenda, todos amamos los videojuegos, No sé si se puede heredar el amor por los juegos, pero realmente nuestros hijos crecieron en un hogar en el que todo gira en torno a los videojuegos. John y yo estamos ridículamente obsesionados con el tema, y hablamos con nuestros hijos como si estuvieras hablando con gente de la oficina, intentando que eleven su punto de vista y vean los videojuegos como una forma de arte”.

Heredada o aprendida, la vocación familiar está a buen recaudo. Porque dos hijos de la pareja han decidido seguir los pasos de John y Brenda. Si su padre fue precoz, el caso de Donovan es todavía más asombroso: con diez años ya tenía publicado su primer juego en la plataforma Steam (Gunman Taco Truck, una delirante historia posapocalíptica en la que el último mexicano de Estados Unidos debe hacer frente a hordas de zombies). Su hermana Maezza también ha diseñado su propio videojuego, centrado además en uno de los grandes problemas de la actualidad, la seguridad en Internet y cómo trasladar las precauciones que deben seguirse a los más pequeños: “la ciberseguridad suele presentarse como algo muy aburrido cuando se intenta enseñar a los niños. Por eso pusimos el foco en que fuera un juego divertido e interactivo centrándonos en la historia en lugar de dar simplemente la información a los niños”. Tanto Maezza como Donovan reconocen la gran inspiración que para ellos ha representado su peculiar familia. Brenda lo resume argumentando que la mayoría de padres cuando su hijo les presenta un dibujo de un pollo que lanza rayos láser por los ojos con la idea de hacer un videojuego, dicen que es algo simpático. Ella y John, en cambio, piensan… ¿por qué no? Y en esa pregunta abierta a múltiples posibilidades se guarda también un incentivo al talento que debe ser cultivado.

Con la serie “Familias conectadas” queremos saber qué pasa cuando la tecnología se integra en el hogar. Investigar cómo afecta al ritmo de estudios, al ocio, al trabajo, a la cultura… Pero sobre todo cómo modifica las relaciones humanas y qué hacer para que conseguir una interacción natural entre todos los miembros de la familia y las máquinas.

Edición:  Azahara Mígel | Ainara Nieves
Texto: José L. Álvarez Cedena


Gaming Tecnología Videojuegos