Jori Evers

Los secretos del VAR y las nuevas tecnologías que veremos en LaLiga


Jori Evers

Jori Evers

Director de Comunicación Global de Laliga

El pasado 24 de febrero, el personal de Twitter (que diría Francisco Umbral) se afiló los colmillos y tiró de ingenio para ofrecer algunos de los memes más gloriosos que ha dado el fútbol español en la temporada 2018-2019. El motivo fueron unas declaraciones de Dani Carvajal, lateral derecho del Real Madrid, cuando al finalizar un partido contra el Levante que su equipo había ganado gracias a un dudoso penalti sobre Casemiro, aseguró que él había oído “la patada desde 25 metros”. Aquella patada, que las cámaras de televisión convirtieron en casi fantasmal, dejó al menos un par de víctimas: Cheick Dokouré, el jugador del Levante, que se lesionó gravemente en la jugada, y el árbitro Iglesias Villanueva, que decidió sancionar la falta sin consultar con el VAR (Video Assistant Referee, seguramente las siglas desconocidas más famosas del mundo). Hubo muchos que entonces, como Carvajal, quisieron ver en la acción una entrada peligrosa y un penalti (tal vez dudoso, pero penalti al fin y al cabo), mientras que otros tantos clamaron por un error arbitral, otro más, que favorecía al equipo poderoso. Lo único claro con esta jugada -y otras tantas similares- es que el temor que muchos mostraron pensando que el videoarbitraje iba a cargarse las jugosas polémicas del fútbol era completamente infundado. Tal vez porque las bufandas de los hinchas ciegan más que el sentido común y la tecnología juntos (“no puede cambiar de pasión” que decía Sandoval, el personaje interpretado por Guillermo Francella en la magnífica El secreto de sus ojos).

Para Sergio Sánchez, director de VAR de LaLiga, la primera temporada con videoarbitraje en la competición se ha saldado con una notable eficacia, si bien asume la dificultad que ha tenido la adaptación: “la International Board, única organización capaz de modificar las reglas de juego del fútbol, reconoce que el VAR es la herramienta que ha supuesto una modificación más convulsa en las reglas de juego en toda la historia del fútbol. Y esto lleva un proceso de asimilación por parte de los jugadores, entrenadores, aficionados y medios de comunicación”. La asunción de la tecnología en el fútbol -como todo en un deporte que levanta tantas emociones- no está siendo sencilla. Hay quien ve los mismos fantasmas en la cancha de juego y en las cabezas de los árbitros que siguen el desarrollo del partido desde las salas especialmente habilitadas para ellos en las instalaciones de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Sin embargo, lo cierto es que el VAR ha intervenido únicamente en uno de cada tres partidos y que convierte la competición no solo en algo más justo, sino también más “rico y apasionante” dice Sánchez.

El VAR no es la única tecnología que LaLiga ha incorporado en los últimos tiempos. Obligada a competir en un mercado global, donde prima el espectáculo, el big data es ya una herramienta indispensable no solo para calendarizar adecuadamente los diferentes partidos, sino incluso para saber cómo afectará a las cámaras de televisión la luz solar de los estadios dependiendo la franja horaria en la que se disputan los partidos. Lo hermoso (y terrible) es que a pesar de tanta tecnología y de que lo digital se imponga, al final en este deporte primará lo que dijo Bill Shankly, el mítico entrenador del Liverpool: “Algunos creen que el fútbol es solo una cuestión de vida o muerte, pero es algo mucho más importante que eso”.

Edición:  Azahara Mígel | Cristina López
Texto: José L. Álvarez Cedena


Deporte Tecnología Televisión