Vitaly Ponomarev

Parabrisas de realidad aumentada para hacer los coches más seguros


Vitaly Ponomarev

Vitaly Ponomarev

Fundador y CEO de WayRay

A veces un accidente precede a la conversión. El caso paradigmático para ejemplificar esta teoría es el de Saulo (Pablo en su nombre romano) de Tarso, a quien un resplandor del cielo le hizo caerse del caballo camino de Damasco. Este acontecimiento le hizo abandonar su profesión al servicio del imperio y abrazar la fe cristiana. Su leyenda, por icónica y ejemplar, es celebrada y ha sido motivo de numerosas interpretaciones artísticas. Vitaly Ponomarev no estaba cerca de la ciudad Siria cuando sufrió su accidente, sino en una carretera de circunvalación moscovita, y no montaba un caballo: conducía un Audi A6. La señal causante de su coche tampoco llegó en forma de luz desde el cielo, fue una indicación de un sistema de navegación lo que le hizo apartar durante un instante la vista del parabrisas. El resultado fue un pequeño accidente de tráfico, sin consecuencias graves. Lo que para la mayoría hubiera supuesto un disgusto y una comprobación de si su seguro cubría los gastos, en el caso de Ponomarev fue el inicio de una conversión tecnológica que le llevó poco después a fundar una empresa que quiere cambiar para siempre la forma en que conducimos para hacerla más segura.

“Somos líderes mundiales en realidad aumentada para coches, explica Ponomarev para indicar cuál es la actividad de WayRay, su compañía. Hemos desarrollado un sistema óptico especial basado en los elementos ópticos holográficos. En lugar de tener una imagen pequeña en el parabrisas podemos cubrirlo entero con la realidad aumentada y se puede ver el objeto virtual flotando por el aire lejos del parabrisas del coche. Literalmente podemos integrar estos objetos virtuales en nuestra realidad. Por eso lo hemos llamada realidad aumentada verdadera”. O, dicho en pocas palabras, lo que WayRay propone es desplegar delante de los ojos del conductor todo un mundo de señales, alertas e indicaciones de forma natural gracias a la tecnología que han desarrollado. En WayRay trabajan especialistas en distintos campos como la química, la ciencia de materiales, la óptica, la microelectrónica, la robótica o la mecánica. Esto es así porque su propuesta es tan novedosa que más que adaptar y reinterpretar tecnologías ya existentes han tenido que idear propuestas completamente nuevas.

El sistema de WayRay responde a los gestos que realiza el conductor frente a él e incorpora una cámara HD y distintos sensores que constantemente localizan el vehículo y mapean el entorno. Obviamente, el dispositivo irá creciendo a medida que las ciudades vayan también incorporando dispositivos conectados con los que pueda interactuar e intercambiar información. Aunque es en la industria del automóvil donde WayRay han hecho sus primeras incursiones, Ponomarev es ambicioso y cree que sus sistemas tendrán muchas más utilidades: “Nuestro propósito como empresa es el de hacer posibles mundos virtuales a través de pantallas transparentes. Queremos estar en lugares donde se pueda ver a través de ventanas. Esta tecnología podría usarse en la construcción para oficinas o en cualquier otro tipo de medio de transporte, por ejemplo barcos, trenes, aeronaves… cualquier lugar en el que mires a través de un cristal, para así sentir que formamos parte de este nuevo mundo cambiante”.

Edición:  Azahara Mígel | Ander Manero
Texto: José L. Álvarez Cedena