Maldo

Realidad aumentada en tus gafas de natación


Maldo

Maldo

Reportero de "El Pulsómetro"

La natación pasa por ser el deporte más completo. La idea, asentada como pocas entre los lugares comunes de conversaciones habituales, la recitan como un mantra infalible madres, médicos, deportistas aficionados y asiduos de las barras de bar que jamás se han calzado unas zapatillas excepto para ir al súper. Pero no por repetida está falta de razón: especialistas en medicina deportiva argumentan los beneficios de la natación en que, a diferencia de otras prácticas, con ella se ejercitan todas las extremidades y se realiza un buen trabajo cardiovascular. Pero igual que ocurre con el running, que no basta con echar a correr y ya está, en la natación no es suficiente con tirarse al agua y comenzar a bracear y patalear. De hecho, es recomendable que alguien nos asesore para evitar lesiones y además tener un control del tiempo y el esfuerzo que realizamos mientras nadamos. De esta forma es posible ir acumulando datos y podemos comparar la evolución entre sesiones. Y aquí también (¡dónde no a estas alturas!) la tecnología ha llegado para echar una mano, en este caso en forma de gafas de natación con realidad aumentada incorporada.

Las Form Swin Googles cuentan con un display inteligente que permite al nadador ver las métricas de rendimiento en tiempo real a través de una pantalla integrada en las propias gafas. El deportista puede ver en todo momento la distancia recorrida, el número de brazas o los tiempos intermedios mientras está nadando, a la vez que todos esos datos se van registrando también en una aplicación móvil. Aunque lo más llamativo de las Form Swin son sus prestaciones tecnológicas, sus creadores no han dejado de lado un detalle obvio: se trata de unas gafas para nadadores, por lo que han puesto especial cuidado en que sean cómodas, fáciles de utilizar y fabricadas con materiales de alta calidad para ofrecer un ajuste personalizado.

Como siempre, la última palabra para determinar si este tipo de dispositivos son útiles o no, la tienen quienes harán un uso intensivo de ellos: los deportistas. Por eso Maldo ha estado con una nadadora olímpica, la andorrana Mónica Ramírez Abella, para probar las Form Swin y comprobar si cumplen lo que prometen.

Entrevista y edición:  Pedro García Campos | Ainara Nieves
Texto: José L. Álvarez Cedena


Deporte Realidad aumentada Tecnología