Xabi Uribe-Etxebarria

Los asistentes virtuales llegarán a ser como nuestra conciencia


Xabi Uribe-Etxebarria

Xabi Uribe-Etxebarria

Fundador y CEO de Sherpa.ai

Se cree que los sherpas llegaron a Nepal, a los pies de la gran cordillera del Himalaya, desde China central hace aproximadamente 500 años. Este pueblo, cercano a las 200.000 personas, se hizo tremendamente popular desde la ascensión al Everest por parte del neozelandés Edmund Hillary en mayo de 1953 acompañado por el sherpa Tenzing Norgay. Son cientos los que desde entonces han coronado la montaña más alta de nuestro planeta, casi siempre acompañados por alguno de los guías de esta etnia. Porque los sherpas, y de ahí su gran dominio de la alta montaña, son resistentes, perseverantes, fuertes, ágiles y -dicen quienes han compartido codo con codo con ellos los rigores de un paisaje tan extremo- predispuestos al buen humor. Cualidades parecidas, sobre todo la resistencia y la perseverancia (aunque no hay que desechar el humor), son imprescindibles para manejarse en el resbaladizo y competitivo mundo de las compañías de nuevas tecnologías. Tal vez sea por eso por lo que Xabi Uribe-Etxebarria decidió bautizar su producto, una inteligencia artificial para Android, con el nombre de sherpa. O tal vez se deba a que, como los guías de alta montaña, su aplicación también quiere ayudar al usuario a encontrar los mejores caminos, aunque en esta caso en lugar de enfrentarse a paredes de hielo tenga que desempeñarse en el nada fácil terreno de lo cotidiano.

Fundada en 2012, Sherpa tiene en la actualidad oficinas en Silicon Valley y en Erandio, y su nombre apareció el pasado año citado por la revista Fortune como una de las 100 compañías tecnológicas con más futuro del planeta. Esta catalogación se debe a que sus creadores presumen de ser Sherpa es el primer asistente virtual predictivo. Frente a otros sistemas como el famoso Siri que incorporan los teléfonos de Apple, basados en preguntas y respuestas, la propuesta de Xabi Uribe-Etxebarria quiere ir más allá: pretende que la inteligencia artificial se anticipe a tus necesidades sin tener que hacerle preguntas. Que pueda decirte qué ropa ponerte, qué ruta debes tomar para ir al trabajo según el tráfico que vayas a encontrarte, que conecte las noticias o tu música preferida cuando llegas a casa o recomendarte una serie teniendo en cuenta tus gustos. Por supuesto, para que esto sea posible, detrás de Sherpa hay un potente algoritmo y una ingente cantidad de datos recogidos a través del comportamiento del usuario. El campo de expansión de la inteligencia artificial en el terreno de los asistente virtuales es inmenso, puesto que no mucha gente los utiliza todavía: “Si en la actualidad solo el 12% de personas utiliza en su teléfono este tipo de asistentes, no es problema del usuario, es problema del servicio” asegura Xabi Uribe-Etxebarria.

Aunque Sherpa ya tiene un presente muy sólido gracias clientes como Samsung y Porsche, su futuro es todavía más prometedor, porque no se sabe dónde está el límite de la inteligencia artificial. Sin llegar al nivel de emotividad (casi enfermizo) que de forma tan inquietante reflejó Spike Jonze en su película Her, Xabi Uribe-Etxebarria tiene claro cómo quiere que sea la inteligencia artificial que le ayude en el futuro: “Mi asistente ideal sería aquel que yo le pudiera transmitir lo que quiero sin tener que decirlo en voz alta. Quiero que sea mi Pepito Grillo particular, mi conciencia”.

Edición:  Azahara Mígel | Ander Manero
Texto: José L. Álvarez Cedena


Asistentes virtuales Inteligencia artificial Tecnología